Breves relatos de una pareja cualquiera.

Capitulo 1

En los instantes previos a conciliar el sueño: él lee el tercer tomo de “Los niños del mar” y ella mira el Facebook con su móvil. Tras leer un par de capítulos (menos de lo que le gustaría para ser las 23:35) decide dejar el Manga, quitar el cojín sobre el que se apoyaba contra el cabecero de la cama y hundirse en la misma. El cuerpo de la mujer reacciona con un respingo al colarse una gelida brisa entre las sábanas; como no podría ser de otra manera, protesta -métete en la cama bonito ¡pareces una culebra!- Él la abraza, acerca su boca a su oreja y rozándola con dulzura le susurra en lengua pársel. Ella le responde – ¿Qué te coma el pene? ¡no! – Desanimado se dará la vuelta e intentará caer en un profundo sueño que lo aleje del hecho de que mañana tendrá que volver al trabajo.

Capitulo2

Al salir del supermercado: una pareja habla sobre la cena. Hoy le toca prepararla a él. Piensa en cocinar cualquier cosa que se encuentre por la nevera cuando recuerda que tienen hamburguesas de berenjena pero… no tienen pan de hamburguesa. Por tanto, tendrán que volver a entrar al super a por este producto. Ella le dice -no podemos entrar con esto; yo te espero a la puerta- Él responde con la comisura de los labios apuntando levemente hacia arriba -¿te portarás bien o te tendré que atar?- La reacción de la chica a tal pregunta fue sacudir con vehemencia la garrafa de 5L que portaba y acariciar fuertemente la cara del chico, tras lo cual, éste se precipitó inconsciente contra el suelo. El árbitro contó hasta 10 y la victoria cayó sobre ella con los brazos abiertos.

Capitulo3

Abriendo la puerta del portal apresuradamente: un chico intenta introducir la llave en la cerradura; por tanto, tarda en abrirla. Inmediatamente después, una chica llega con los ojos vidriosos y una lágrima en el ojo derecho a punto de derramarse (solo contenida por sus largas pestañas). Ésta le dice con voz temblorosa – ya se me ha escapado… ¡es tu culpa por haberte confundido de agujero el otro día!- Riéndose de la situación le pregunta -¿porque no haces como Carmina y ya lo hechas todo?- Ella le responde con una amplia sonrisa amenazante cual babuino. Se acerca a él lentamente y mirándole fijamente a los ojos le propina un fuerte beso; mientras, en otro plano, introduce la mano derecha en su ropa interior y le propicia una cálida acaricia que le recorre la mejilla izquierda hasta la nuca.

 

P.D. Aunque este post no tenga nada que ver con él Manga o Japón, espero que estas tres historietas os resulten interesantes o al menos divertidas. Yo me lo he pasado muy bien “puliéndolas”, ya que me vinieron a la mente hace unas semanas sin previo aviso y durante tres días seguidos.

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

  1. Kevin dice:

    Me a echo mucha gracia y me a entretenido
    Me pregunto si seguirás con el capítulo 4 ??

  2. Nieves dice:

    Si q son sorprendentes!!!!.

Deja tu comentario