Mujeres de Ghibli: Entrevista a Anna Junyent.

en

A mediados de Noviembre saldrá a la venta el libro Mujeres de Ghibli: La huella femenina de Miyazaki en el anime, editado por Diábolo Ediciones y escrito por Anna Junyent. En el mismo, según palabras de su autora, “[…] se ahonda en la filmografía de Hayao Miyazaki para observar como un director de animación japonesa no recurre a los tópicos, a los estereotipos y a la cosificación de la mujer para crear sus personajes.”

La premisa de por sí es vigente y realza conceptos que, en la época en la que Studio Ghibli buscó implementarlos,  no tenían ni el peso ni el lugar para ser extirpados en esencia y entendidos dentro de su complejidad. Por otra parte, a pesar de ser un eje central en sus películas, tampoco han existido voces hispanohablantes decididas a afrontar con criterio los matices femeninos dentro del cine de Miyazaki, y por ello, el trabajo de Anna debe ser valorado como un eslabón más que aporta y enriquece a un movimiento mayor que cuestiona estándares y formas sociales que hasta hace pocos años normalizábamos y contra los que aún hoy en día luchamos.

En estos días tuve la posibilidad de comunicarme con ella para ver si existía la posibilidad de plasmar tan interesante e innovador enfoque dentro de una pequeña entrevista. Antes de dejarlos con la misma me gustaría agradecer la amabilidad y buena predisposición que tuvo Anna al acceder a compartir perspectivas bajo este espacio de comunión y difusión de la cultura japonesa que es el blog Mangas Verdes ¡Gracias por todas tus vibras positivas y tiempo dedicado!

 

¿Quién es Anna Junyent? ¿Cómo llega a tu vida la animación japonesa y puntualmente Studio Ghibli?

Anna Junyent, autora de Mujeres de Ghibli: La huella femenina de Miyazaki en el anime.

Anna Junyent es una chica que nace en un pueblo cercano a Barcelona. Desde pequeña siente que algo le atrae a ver películas y series de animación, a vestirse de princesita y a soñar con un príncipe azul que algún día se enamorará de ella y con el cual vivirá una intensa historia de amor. Hasta que un día descubre una caja con CDs que nunca había visto y decide reproducirlos uno detrás de otro. Y así fue como a sus siete años descubrió El viaje de Chihiro.

El viaje de Chihiro (2001) plantea el equilibrio entre lo real y lo fantástico y el paso de la niñez a la adultez.

Esa película, sin duda, me cambió la vida. Quizá fue un poco radical, pero en ese momento dije no al color rosa, no a las faldas, no a los bebes de juguete y no a los príncipes. Yo quería ser una Chihiro. Una chica fuerte, valiente y decidida que se salva a ella misma. Y decidí que nunca más volvería a caer en esos estereotipos que me habían impuesto sin saberlo.

Pero no fue hasta los quince o dieciséis años que volví a interesarme por la animación de Studio Ghibli. Cuando descubrí que El viaje de Chihiro no era una película sin contexto, si no que tenía un sentido dentro de la filmografía del estudio y, sobre todo, dentro del universo de Miyazaki; supe que tenía que verlas todas. Y así fue como me enamoré perdidamente del mundo de la animación y de Ghibli.

¿Qué es para ti el feminismo?

 

Como he comentado antes, en un principio fue cerrar todas las puertas a las cosas que consideraba impuestas por otros y que no había escogido voluntariamente. Luego pensé que quizá el problema no era el color rosa o el vestir una falda, sino toda la ideología de género que había detrás.

 

Mei y Satsuki de Mi vecino Totoro (1988)

Como mi pasión era el cine de animación, entré a la universidad para estudiar comunicación audiovisual. Allí también empecé a apreciar como de expuesto está el género femenino a la publicidad estereotipada de los medios de comunicación. Quizá ahora puede parecer machista ver en la portada de un juego a una mujer lavando platos junto con su hija, sonriendo al ver a su marido e hijo jugando al mismo, pero, en cambio, parece normal que, en todos los anuncios de bebes de juguete, muñecas, cocinas, maquillaje, etc. aparezcan niñas y todo sea rosado. Y también parece correcto que los niños jueguen con superhéroes, coches y talleres de juguete. Todo esto no deja de ser un reflejo de la sociedad en la que vivimos. De como de aceptado está que la mujer se encargue del cuidado de los hijos, de las tareas del hogar y de su aspecto, en vez de ser ella misma y perseguir sus sueños y pasiones.

 

Así que, en resumen, para mí el feminismo es una lucha que aún está muy viva y que considero que se debe conseguir en todos los ámbitos de la sociedad, empezando por los medios de comunicación, los cuales normalizan todos los estereotipos y roles de género.

 

El encuadre femenino dentro de la fimografía de Hayao Miyazaki es innegable, es un director que ha deconstruido arquetipos propios del cine clásico y del rol mismo que la mujer ejerce en la sociedad japonesa. Dentro de ese contexto crítico y reflexivo ¿Cómo surge la idea de “Mujeres de Ghibli”?

 

San de La princesa Mononoke (1997)

El proyecto de Mujeres de Ghibli nació hace dos años cuando debía decidir un tema para mi trabajo de fin de grado. Sabía que quería hacerlo sobre este estudio, pero había tantas cosas sobre las que podía hablar… Es por eso por lo que empecé a leerme todo lo relacionado con Miyazaki y Takahata, que, en términos de España, había muy poca bibliografía publicada.

Después de empaparme con todo lo escrito sobre ellos, vi que nadie trataba profundamente el tema de las mujeres, cosa que encontraba extraña, dada la gran importancia que se les dan en sus películas. Así fue como elegí escribir sobre ellas, darles la voz que necesitaban. Y, después de modificar y aumentar mi trabajo de investigación, nació Mujeres de Ghibli, un libro que intenta abordar específicamente la temática de la perspectiva de género en las películas de Hayao Miyazaki.

 

La primera gran heroína del maestro Miyazaki fue sin duda Nausicaä, la construcción de la misma deriva del impacto que causó en él, según sus propias palabras, la definición aportada por Bernard Evslin en su libro Gods, Demigods & Demons: An Encyclopedia of Greek Mythology donde retrata a la hija de Alcínoo en La Odisea de Homero como una muchacha autosuficiente, a diferencia de la obra original dónde el énfasis recae en sus esponsales. ¿Crees que los valores que personifica Nausicaä canalicen el lenguaje con el que Miyazaki intenta impregnar a sus protagonistas? De ser así ¿Qué peso tiene Nausicaä cómo símbolo para tu trabajo?

 

Nausicaä del valle del viento (1984)

Sin duda, la figura de Nausicaä es una declaración de intenciones. A parte del hecho curioso de encontrar, en 1984, a una chica protagonista con características hasta el momento reservadas a los hombres; Nausicaä se desarrolla como un prototipo, un molde sobre el cual explorar y profundizar en la psicología femenina. De este modo, siempre encontraremos la esencia de este personaje en cada protagonista, antagonista o secundario femenino. Nausicaä sería la semilla que plantó Miyazaki para crear, poco a poco y con dedicación, su espléndido árbol de películas de animación.

 

Es imposible hablar del cine de Miyazaki sin mencionar el vínculo profundo que todos sus personajes tienen con el entorno. En concreto me gustaría centrarme en las figuras de Nicky/Kiki y Chihiro, las cuales conceptualizan la importancia del trabajo y del valor individual dentro de lo social ¿Para ti es correcto afirmar que un personaje femenino fuerte debe englobar la experiencia del tránsito de la niñez a la adultez? ¿Cómo crees que esto impacte para derribar estereotipos?

Nicky, la aprendiz de bruja (1989)

Los personajes de Nicky y Chihiro tienen una gran relevancia en la obra de Miyazaki puesto que, como dices, transitan de la niñez a la adultez durante la película. Este cineasta apuesta por mostrar las cosas tal y como son: nada es fácil ni gratis en esta vida. Si quieres algo debes esforzarte al máximo para conseguirlo. Es por eso por lo que es maravilloso ver como Miyazaki muestra chicas con el poder de luchar por lo que creen. Que dejan atrás sus niñerías y se enfrentan directamente con la verdad del mundo adulto. Porqué así somos las mujeres: fuertes y con la capacidad de madurar ante la adversidad.

 

El viaje de Chihiro (2001)

En cuanto a la otra pregunta, considero que es muy necesario que esto se visualice. Siempre se tiene la idea que las niñas son débiles, dóciles y fáciles de manipular. Y eso no es cierto. Cada niña es un mundo y cada mujer es un universo. Nunca se debe juzgar a un libro por la portada. Y considero que esto es lo que nos enseña Miyazaki en cada una de sus películas.

 

Todos los personajes en las películas de Studio Ghibli están dotados de matices en sus motivaciones, y no se dejan definir por los estándares binarios del “bueno y el malo”. Esto devela universalidad en las temáticas tratadas y plasma una mayor facilidad de empatía entre las pasiones de los sujetos de ficción y las del espectador. Anna, según tu parecer ¿Las verdaderas heroínas son imperfectas? ¿Miyazaki rompe con la cosificación planteando mujeres humanas en historias humanas?

 

Sheeta de El castillo en el cielo (1986)

Evidentemente. No quiero ahondar mucho en el tema, ya que desvelaría algunas cosas importantes del libro; pero, básicamente, Miyazaki no distingue entre el bien y el mal. Para él no existe esta dicotomía, ya que todos tenemos nuestros motivos para actuar. Sí que es verdad que el cineasta nos suele indicar cuál es su posición respecto el problema que plantea la película, pero Miyazaki también quiere que hagamos un juicio de valor sobre ello y que nos posicionemos en un bando u otro. Es por eso por lo que sus heroínas no se rigen por los términos de bien o mal, sino por sus actos. Y allí es cuando vemos que una misma persona puede actuar de una forma “correcta” o “incorrecta” según nuestro parecer. Por ese motivo, las heroínas de Ghibli no pueden ni deben ser perfectas. Son humanas y reales, y eso es lo que importa.

 

Por último, la naturaleza y su relación con el ser humano son ejes centrales en la narrativa que construyó con el tiempo Hayao Miyazaki. Tanto el cuidado del medioambiente, como el respeto hacia toda forma de vida o la misma preservación de las tradiciones, nuclean signos que quizás en la modernidad superficializamos. Por ende ¿Empoderar a la mujer también es luchar contra cierta pobreza espiritual presente en el mundo el que vivimos? ¿Qué relevancia le das al trabajo de Miyazaki en relación con el lugar que históricamente ha tenido la mujer en la sociedad?

 

Sophie de El castillo ambulante (2004)

Personalmente creo que empoderar a la mujer la aleja de las tradiciones que la relegan a un papel secundario en la sociedad. En Mujeres de Ghibli hago una retrospección sobre el rol de la mujer en el país del sol naciente desde sus orígenes. De este modo, intento dar una mirada también histórica a los temas que luego desarrollo con más profundidad. Además, aunque haya encontrado indicios del porqué de su visión más feminista del mundo en el que vivimos, siempre me seguirá sorprendiendo que un hombre que empezó a trabajar en una empresa de animación con una estereotipación alarmante de la mujer decidiera crear un estudio propio elevando a la mujer y al hombre al mismo plano. Sin duda, me maravilla y fascina a partes iguales.

 

 

Para cerrar me gustaría facilitarles las redes sociales de Anna para que, quien lo desee, pueda seguirla:

Twitter: https://twitter.com/junyent_anna

Instagram: https://www.instagram.com/mujeresdeghibli/

Ha sido un honor para mí tener la posiblidad de ampliar mi espectro crítico a través de esta entrevista, y agradezco nuevamente la pasión e interés que Anna ha tenido al aceptar ser partícipe de esta área de encuentro. Por el momento eso es todo, espero que hayan disfrutado tanto de la lectura como yo, mi nombre es Lecye y nos vemos próximamente.

¡Adiós!

Deja tu comentario