RESEÑAS MANGA: La espinaca de Yukiko

Frédéric Boilet es de los pocos occidentales que se ha labrado una carrera como mangaka en Japón. “La espinaca de Yukiko” fue publicada en 2001 simultáneamente en Francia y Japón. Dando origen al movimiento artístico denominado: la Nouvelle Manga, la cual se caracteriza por contar historias de la vida cotidiana y aunar dos de las tres vertientes de Cómic más importantes: el Manga japonés y la Historieta franco-belga (la otra es el Cómic estadounidense). Aquí podéis leer el manifiesto de la Nouvelle Manga.

Boilet, alentó a otros artistas a que se asociaran al movimiento, dando como resultado que nueve autores europeos como Étienne Davodeau, Francois Schuiten o Joann Sfar, viajaron a Japón para narrar sus vivencias en “Japón visto por 17 autores”, donde también ocho mangakas como Jiro Taniguchi, Aurélia Aurita o Taiyō Matsumoto, mostraron su país desde dentro.

“La espinaca de Yukiko”, nos cuenta a modo de diario que evoluciona en cómic, el breve romance que mantuvo el autor con la musa que dio origen a este manga. La historia está narrada sin tapujos, es erótica e intimista, tanto que en la mayoría de las viñetas el autor nos prestará sus ojos, creando así una experiencia invasiva que se recrea con los primeros planos y los pequeños detalles, como la marca de varicela que tiene Yukiko en la frente. Solo en ocasiones se abstraen de esa visión en pos de un encuadre que nos muestre más información.

El artista francés, para los storyboards, se vale de videos, fotografías y apuntes al natural, por lo que sus dibujos hiperrealistas tienen cierto efecto fotográfico, el cual está patente en sus viñetas tanto por la nitidez y el desenfoque como por los formidables sombreados que aplica por ordenador, los cuales son la clave de que sus trazos rápidos y un tanto sucios, tengan una calidad cuasi fotográfica. Puntúa este manga en su ficha técnica.

Guau, qué cuerpo más bonito tienes… Tu cuello… Tus hombros… Tu vientre… ¡Tu espinaca!

El título nace de esta sencilla anécdota, la confusión del protagonista entre hôrensô (espinaca) y o henso (honorable ombligo). Ambas tienen una sonoridad afín, por lo que es difícil de pronunciar para los occidentales, de esta manera el autor pone de manifestado el choque entre ambas culturas.

 

Calificación:

  • GUIÓN             7,00
  • DIBUJO           8,50
  • Nota media          7,75

P.D. Boilet también ejerce de traductor, adapta mangas al francés y cómics al japonés. Además sus ilustraciones y artículos aparecen regularmente en la prensa japonesa.

¿Estás de acuerdo con mi opinión? Deja la tuya en los comentarios.

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

  1. Alicia dice:

    Que curiosa la anécdota que dio origen al titulo del manga. Muy interesente la reseña

    1. Varín dice:

      Boilet y la Nouvelle Manga me parecen muy interesantes. Gracias por tu comentario Alicia 😉

Deja tu comentario